Bancas influyen más en precios que las empresas petroleras

Microsoft Word - BREVES DEL CRUDO 29.rtf

Las grandes bancas de inversión Goldman Sachs, Merrill Lynch y Citigroup poseen una influencia en la determinación del precio del crudo muy superior a las compañías petroleras, afirma el especialista en asuntos petroleros Eduardo Quintero, en su trabajo titulado “Análisis sobre la situación mundial de precios del crudo y las variables que afectan la dinámica de precios”.

“Actualmente el mercado petrolero se encuentra dominado por intermediarios financieros de Wall Street como Goldman Sachs, Merrill Lynch y Citigroup en el intercambio de derivados financieros, opciones y contratos a futuro con ganancias cercanas a los 10 mil MM$ anuales y una participación superior al 30% del mercado”, expuso.

En su trabajo observa que las bancas de inversión no solo tienen capacidades para la gestión en papel de los intercambios petroleros, sino son poseedoras de infraestructura petrolera de logística, transporte, almacenamiento y distribución.

“Sus prácticas en el manejo de las transacciones de los bienes de capital han estado plagadas de escándalos expuestos por agencias regulatorias luego de la crisis del 2007, por eso han acudido a la banca de la sombra para minimizar su exposición mediática y maximizar sus ganancias”, señala, y al mismo tiempo agrega que: “Estas poderosas instituciones especulativas utilizan sus más modernos métodos para manipular los precios de las materias primas (commodities)”.

Quintero dice que algunas de estas empresas como Morgan Stanley y JP Morgan Chase han tenido que vender sus instalaciones físicas petroleras para limpiar su reputación alegando bajo nivel de ganancias. Morgan Stanley se desprendió de su distribuidor petrolero TransMontaigne en 2014, y JP Morgan Chase vendió su compañía mercante de petróleo y gas a Rosneft en 2013.

En torno a la OPEP, el análisis apunta que con una producción petrolera que ronda el 42% y 61% de la exportación del crudo mundial, puede intervenir directamente en el mercado reduciendo o aumentando la producción.
No obstante, denota que otra posibilidad es que la OPEP envíe señales a los mercados sobre sus intenciones, las cuales pueden tener cierto impacto en los precios.

Por ejemplo, una señal fuerte de unidad entre sus miembros en cuanto a una política firme a seguir, puede influenciar positivamente al mercado sin recurrir a los recortes de producción. Sin embargo, destaca que las intervenciones militares occidentales en Irak a partir del año 2003, en Siria en 2010 y Libia en 2011 con participación de países árabes y miembros de la OPEP como Arabia Saudita y Catar y los bloqueos económicos a Irán y Venezuela, han enrarecido notablemente el ambiente de la OPEP, creando fricciones entre sus miembros y dificultando notablemente el desarrollo de políticas conjuntas de cara a situaciones de volatilidad en los precios con enorme impacto no solo en la economía de éstos países sino de otros países petroleros no OPEP como Rusia, México y Brasil.

________________________________

Hay fuertes intereses geopolíticos

La banca utiliza técnicas de creación de mercados para inducir alta volatilidad en los precios de las materias primas, a sabiendas de que en los periodos de alzas los gastos sociales de los países productores aumentan. De esta manera, al crear artificialmente una baja en la cotización de materias primas a estos países se les hace imposible reducir gastos sociales, lo cual promueve el endeudamiento de los mismos con la banca internacional, apunta Eduardo Quintero, en su trabajo titulado “Análisis sobre la situación mundial de precios del crudo y las variables que afectan la dinámica de precios”.

Al mismo tiempo, agrega, la baja cotización de materias primas le inyecta oxigeno revitalizador a los ciclos económicos de los países desarrollados. Por tanto, hay fuertes intereses geopolíticos detrás de estas acciones especulativas que al final buscan saquear las riquezas de los países del sur y soportar estrategias de intervención.

“Es urgente para los países productores, en especial para la OPEP, establecer una política conjunta para contrarrestar la especulación financiera y combatir las prácticas muy sofisticadas de gobiernos y entidades financieras globales. El recorte volumétrico parece no ser suficiente de cara a las nuevas realidades que incluye una banca de la sombra amparada por las leyes bancarias norteamericanas que promueven ejercicios desleales en el mundo bursátil. Igualmente, se requiere establecer estrategias para contrarrestar la influencia de las nuevas tecnologías en la volatilidad del precio del crudo”.

CIUDAD CCS

Anuncios