El cáncer: El secreto mejor guardado

????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Jueves, 17 de Abril de 2014 08:00 Laura Rodríguez | @laurarodirguez2

En el año 1931 el científico Otto Heinrich Warburg (1883-1970) recibió el premio Nobel por descubrir la causa primaria del cáncer en su tesis “La causa primaria y la prevención del cáncer”. Según el Sr. Warburg, el cáncer es la consecuencia de una alimentación antifisiológica y un estilo de vida antifisiológico.

¿Por qué?

Una alimentación antifisiologica (dieta basada en alimentos acidificantes y sedentarismo), crea en nuestro organismo un entorno de acidez y éste, a su vez, provoca la expulsión del oxígeno de las células. El Sr. Warburg afirmó:

  • “La falta de oxígeno y la acidosis son las dos caras de una misma moneda: cuando usted tiene uno, usted tiene el otro”.
  • “Las substancias ácidas rechazan el oxígeno; en cambio, las substancias alcalinas atraen el oxígeno”.
  • “Privar a una célula de oxígeno durante 48 horas puede convertirla en cancerosa”.
  • “Todas las células normales tienen un requisito absoluto para el oxígeno, pero las células cancerosas pueden vivir sin oxígeno (esta es una regla sin excepción)”.
  • “Los tejidos cancerosos son tejidos ácidos, mientras que los sanos son tejidos alcalinos”.

En su obra “El metabolismo de los tumores“, Warburg demostró que todas las formas de cáncer se caracterizan por dos condiciones básicas: la acidosis y la hipoxia (falta deoxígeno). También descubrió que las células cancerosas son anaerobicas (no respiran oxígeno) y no pueden sobrevivir en presencia de altos niveles de oxígeno. En cambio, sobreviven gracias a la glucosa siempre y cuando el entorno este libre de oxígeno.

Por lo tanto, el cáncer no sería nada más que un mecanismo de defensa que tienen ciertas células del organismo para continuar con vida en un entorno ácido y carente de oxígeno. Las células sanas viven en un entorno alcalino y oxigenado, lo cual permite su normal funcionamiento. Una vez finalizado el proceso de la digestión, los alimentos generarán una condición de acidez o alcalinidad al organismo en función de la calidad de las proteínas, los hidratos de carbono, las grasas, los minerales y las vitaminas.

El resultado acidificante o alcalinizante se mide a través de una escala llamada PH, cuyos valores se encuentran en un rango de 0 a 14, siendo el PH 7 un PH neutro. Es importante saber cómo afectan a la salud los alimentos ácidos y alcalinos, ya que para que las células funcionen en forma correcta y adecuada su pH debe ser ligeramente alcalino. En una persona sana el pH de la sangre se encuentra entre 7,40 y 7,45. Tener en cuenta que si el pH sanguíneo cayera por debajo de 7 entraríamos en un estado de coma próximo a la muerte.

Definición

pH, o “potencial de hidrógeno”, es una medida de la concentración de iones de hidrógeno, una medida de la acidez o alcalinidad de una solución.

Cuando una solución es alcalina, o tiene una alcalinidad, significa que tiene la capacidad de neutralizar los ácidos. La alcalinidad se expresa como un número de pH, en una escala de 0 a 14. Un pH de 7 es neutro, ni ácido ni alcalino. Una sustancia con el nivel de pH entre 7 y 14 es alcalina, y se llama base (o base). Cuanto más cerca esté una sustancia a un pH de 14, más alcalina es. Los alimentos sustancialmente están hechos de agua, por lo que también tienen un pH que se puede medir. Debido a que el cuerpo humano es más líquido, también tiene un pH, que se mide a través de la sangre.

Nuestra pH en la sangre tiene una gama muy estrecha de alrededor de 7,35 a 7,45. Si el pH de nuestro cuerpo se desvía de esta gama, enfermará o comenzará a mostrar síntomas de enfermedad. Si nuestro pH en la sangre cae por debajo de 6,8 o por encima de 7,8, las células dejan de funcionar y seguiría la muerte rápidamente.

Un pH ácido puede ocurrir por el estrés emocional, sobrecarga de toxinas, las reacciones inmunes o cualquier proceso que prive a las células de oxígeno y otros nutrientes. Obviamente, una dieta que es muy ácida puede cambiar los niveles de pH hasta cierto punto, también. El cuerpo trata de compensar un nivel de pH ácido mediante la utilización de minerales alcalinos que ha almacenado. Si la dieta no contiene suficientes minerales para compensar, se producirá una acumulación de ácidos en las células, privándolas de oxígeno.

Esto puede disminuir la capacidad del organismo para absorber minerales adicionales y otros nutrientes, disminuye la producción de energía en las células, disminuye su capacidad para reparar las células dañadas, disminuye su capacidad de desintoxicar los metales pesados, y permite que las células tumorales crezcan y proliferen, y lo hacen más susceptibles a la fatiga y la enfermedad.

La dieta norteamericana es alta en productos ácidos como las carnes, quesos, cereales y alcohol y por lo general muy baja en alimentos alcalinos como los vegetales verdes, frutas, especias y cultivos probióticos (como los que se encuentran en el yogurt real). Además, nos hemos convertido en una sociedad que está literalmente consumada con jarabe de maíz alto en fructosa, harinas refinadas, café, cigarrillos, algunos productos farmacéuticos de consumo de masas y los edulcorantes artificiales, los cuales todos son muy ácidos en el cuerpo humano. Una de las maneras más fáciles y rápidas para ayudar a corregir un nivel ácido de pH es controlando la dieta y el estilo de vida.

Para mantener la salud, la dieta debe consistir de un 60% de alimentos de formación alcalinos y el 40% en alimentos ácidos. Para restaurar la salud, la dieta debe consistir de un 80% de alimentos de formación alcalinos y el 20% de alimentos ácidos.

De acuerdo con lo expuesto aquí, se pueden generar dos listas de alimentos que acidifican y alcalinizan el organismo:

Alimentos Ácidos (perjudiciales para su salud)

  • Azúcar refinada y todos sus productos (el peor de todos: no tiene ni proteínas, ni grasas, ni minerales, ni vitaminas; solo hidratos de carbono refinados que estresan al páncreas. Su PH es de 2,1, es decir, que es altamente acidificante).
  • Carnes (todas).
  • Leche y todos sus derivados.
  • Sal refinada.
  • Harina refinada y todos sus derivados (pastas, galletitas, etc.).
  • Productos de panadería (la mayoría contienen grasas saturadas, margarina, sal, azúcar y conservantes).
  • Margarinas.
  • Gaseosas.
  • Cafeína.
  • Alcohol.
  • Tabaco.
  • Los alimentos cocinados (La cocción elimina el oxigeno y lo trasforma en ácido) inclusive las verduras cocinadas.
  • Todo lo que contenga conservantes, colorantes, aromatizantes, estabilizantes, etc. Todos los alimentos envasados.

Constantemente la sangre se encuentra autorregulándose para no caer en acidez metabólica, de esta forma garantiza el buen funcionamiento celular, optimizando el metabolismo. El organismo debería obtener de los alimentos las bases (minerales) para neutralizar la acidez de la sangre de la metabolización, pero todos los alimentos ya citados aportan muy poco y en contrapartida desmineralizan el organismo, sobre todo los refinados. Hay que tener en cuenta que en el estilo de vida moderno estos alimentos se consumen todos los días del año.

Alimentos Alcalinizantes (saludables y favorables a la vida)

  • Todas las verduras crudas (algunas son ácidas pero dentro del organismo tienen reacción alcalinizante, otras son levemente acidificantes pero consigo traen las bases necesarias para su correcto equilibrio) y crudas aportan oxígeno, cocidas no.
  • Frutas, igual que las verduras, pero por ejemplo el limón tiene un PH aproximado de 2.2, pero dentro del organismo tiene un efecto altamente alcalinizante (quizás el más poderoso de todos). Las frutas aportan saludables cantidades de oxigeno.
  • Semillas: aparte de todos sus beneficios, son altamente alcalinizantes, como por ejemplo las almendras.
  • Cereales integrales: El único cereal integral alcalinizante es el mijo, todos los demás son ligeramente acidificantes pero muy saludables. Todos deben consumirse cocidos.
  • La miel (es altamente alcalinizante).
  • La clorofila de las plantas (de cualquier planta) es altamente alcalinizante (sobre todo el aloe vera).
  • El agua es importantísima para el aporte de oxigeno “La deshidratación crónica es el estresante principal del cuerpo y la raíz de la mayor parte de las enfermedades degenerativas” afirma el Dr. Feydoon Batmanghelidj
  • El ejercicio oxigena todo tu organismo, el sedentarismo lo desgasta.

El Doctor George w. Crile, de Cleverand, uno de los cirujanos más importantes del mundo declaraba abiertamente: “Todas las muertes mal llamadas naturales no son más que el punto terminal de una saturación de ácidos en el organismo“. Contrario a lo anterior es totalmente imposible que un cáncer prolifere en una persona que libere su cuerpo de la acidez, nutriéndose con alimentos que produzcan reacciones metabólicas alcalinas y aumentando el consumo del agua pura y que, a su vez, evite los alimentos que originan dicha acidez, y se cuide de los elementos tóxicos. “En general el cáncer no se contagia ni se hereda…lo que se hereda son las costumbres alimenticias, ambientales y de vida que lo producen.”

Mencken escribió: “La lucha de la vida es en contra de la retención de ácido. El envejecimiento, la falta de energía, el mal genio y los dolores de cabeza, enfermedades del corazón, alergias, eczemas, urticaria, asma, cálculos y arteriosclerosis no son más que la acumulación de ácidos.”

El Dr. Theodore A. Baroody dice en su libro “Alkalize or Die” (alcalinizar o morir): “En realidad no importa el sin número de nombres de enfermedades. Lo que sí importa es que todas provienen de la misma causa básica: muchos desechos ácidos en el cuerpo” .

El Dr. Robert O Young dijo: “El exceso de acidificación en el organismo es la causa de todas las enfermedades degenerativas. Cuando se rompe el equilibrio y el organismo comienza a producir y almacenar más acidez y desechos tóxicos de los que puede eliminar, entonces se manifiestan diversas dolencias.

Los efectos de un ambiente ácido

La acumulación de ácido puede provocar acidosis, que a su vez afecta al hígado, riñón, corazón, la insulina y la regulación de la salud celular. Estos problemas pueden llevar rápidamente a un accidente cerebrovascular, infarto de miocardio, aneurisma, problemas cardiovasculares, la osteoporosis, la obesidad y la hipertensión arterial.

La acidosis generalmente altera los lípidos y ácidos grasos, los cuales están involucrados en la función nerviosa y cerebral. Esta alteración provoca problemas neurológicos como la esclerosis múltiple, MD, así como problemas con el equilibrio hormonal en el sistema endocrino.

Es muy probable que un pH ácido, a partir de una dieta desequilibrada, produzca una condición que estimula la respuesta genética predeterminada a la inanición y el hambre. Cuando esto sucede, el cuerpo comienza a acumular todas las calorías consumidas y la almacena como grasa, por temor a que se muera de hambre y no sabe dónde ni cuándo tendrá su próxima comida. Para contrarrestar esto, muchos nutricionistas y atletas recomiendan el consumo de numerosas comidas pequeñas y saludables durante todo el día con el fin de mantener al cuerpo feliz y seguro de que seguirá siendo alimentado. Cuando el cuerpo está en este cómodo estado y sin preocupaciones, estará encantado de quemar esas calorías (un aumento del metabolismo), lo que ayuda a adelgazar la cintura, crear masa muscular y evitar muchos de los problemas que se asocian con la acidosis, la obesidad y la regulación de insulina.

pH y el cáncer

Dos de los principales factores que conducen al cáncer son un pH ácido y la falta de oxígeno. Como tal, ¿podríamos ser capaces de manipular estos dos factores con el fin de prevenir y controlar el cáncer?.

Sabemos que el cáncer necesita un ambiente ácido y bajo en oxígeno para sobrevivir y prosperar. Diversas investigaciones (muy polémicas para la industria de la alimentación y la salud) han demostrado que los pacientes terminales de cáncer tienen un nivel de acidez 1.000 veces superior al de personas sanas. La gran mayoría de los pacientes terminales de cáncer tiene un pH muy ácido. ¿Por qué es esto?

La razón es simple: falta de oxígeno, la fermentación de la glucosa se convierte en ácido láctico. Esto hace que el pH de la célula baje a 7,0. En más casos de cáncer avanzado, el nivel de pH cae más de 6,5 e incluso puede caer a 6,0, 5,7 o inferior. La verdad básica es que nuestros cuerpos simplemente no pueden luchar contra las enfermedades si nuestro pH no está bien equilibrado.

¿Y la quimioterapia?

La quimioterapia acidifica el organismo a tal extremo, que este debe recurrir a las reservas alcalinas de forma inmediata para neutralizar tanta acidez, sacrificando bases minerales (Calcio, Magnesio, Potasio) depositadas en huesos, dientes, uñas, articulaciones y cabellos. Es por ese motivo que se observa semejante degradación en las personas que reciben este tratamiento, y entre tantas otras cosas, se les cae a gran velocidad el cabello. Para el organismo no significa nada quedarse sin cabello, pero un pH acido significaría la muerte.

¿Es necesario decir que esto no se da a conocer porque la industria del cáncer y la quimioterapia son uno de los negocios mas multimillonarios que existen hoy en día? ¿Es necesario decir que la industria farmacéutica y la industria alimenticia son una sola entidad? Estas y otras interrogantes deben formularlas los lectores honestos que buscan insaciablemente una explicación científica del mundo en que vivimos.

“Que el alimento sea tu medicina, que tu medicina sea el alimento”. Hipócrates.

Anuncios