Los 5 escenarios que podrían marcar el destino de la Revolución Bolivariana

El-pueblo-construye-el-Socialismo-junto-a-Chávez

El presente escrito tiene por objetivo mostrar un panorama general y resumido de la Contrarrevolución venezolana y los escenarios políticos que se están configurando en el país.

I – LA  CONTRARREVOLUCIÓN

La Contrarrevolución es un proceso revolucionario de carácter capitalista. Sus objetivos son dos: 1) la destrucción del Bloque Histórico Revolucionario ( la unidad de los elementos políticos, ideológicos, económicos, sociales, morales, militares, culturales de una Revolución) y 2) la instauración (o restauración) de un Bloque Histórico de carácter capitalista que acabe con las conquistas revolucionarias y entregue el poder a la burguesía criolla y al imperialismo.

Hablamos de Contrarrevolución porque la derecha venezolana (en adelante los “contrarrevolucionarios”) no sólo buscan el fin del gobierno de Nicolás Maduro sino que tienen como objetivos principales:

1) LA RESTAURACIÓN DEL CAPITALISMO EN VENEZUELA (estableciendo el dominio de las fracciones financiera y comercial-importadora de la burguesía)

2) EL REALINEAMIENTO DE VENEZUELA CON EL EJE IMPERIALISTA

Para lograr estos objetivos principales, la contrarrevolución debe lograr concretar dos procesos:

1) Quebrar y erradicar la identidad popular chavista, y

2) Deslegitimar el proyecto histórico socialista convirtiéndolo en una alternativa inviable e indeseable.

II – EL CAMPO  CONTRARREVOLUCIONARIO

En el escenario contrarrevolucionario presente podemos ver la conjugación de actores, líneas de acción y estrategias que se conjugan y complementan:

1 – Operaciones Psicológicas

Métodos: manipulación, la tergiversación y la propaganda.

Objetivos: generar matrices de opinión para respaldar y complementar las acciones contrarrevolucionarias desarrolladas en otros ámbitos. A través de estas operaciones se justifica la violencia contrarrevolucionaria, se pretende generar desmoralización en la base chavista y en las Fuerzas Armadas, generar descontento, deslegitimar y desacreditar al gobierno, difundir y defender las posiciones de la contrarrevolución política y económica, etc.

Actores: medios de la prensa escrita, como El Nacional, El Universal, 2001, Tal Cual, El Nuevo País; redes sociales, por ejemplo, cuentas contrarrevolucionarias de Twitter y Facebook y páginas como Dólar Today, La Patilla, Maduradas; Carteles Mediáticos Internacionales, como la Sociedad Interamericana de Prensa y sus condenas a la libertad de expresión en Venezuela, la cartelización de los medios de Andidiarios, Periódicos Asociados Latinoamericanos y el Grupo de Las Américas que están publicando una página diaria contra Venezuela siguiendo la propuesta de Apevex (Asociación de Periodistas Venezolanos en el exterior), a los que hay que sumar el desprestigio a la Revolución Bolivariana de medios de Miami (Nuevo Herald, Radio Martí, entre otros), de Chile, España, Colombia, Perú, etc.  A este sector también debemos sumar a los artistas y personajes públicos que critican y atacan al proceso revolucionario. Son la contrarrevolución mediática.

2 – Guerra Económica

Actores: grandes gremios empresariales (Venamcham, Fedecámaras, Consecomercio, Conindustria, Fedeagro, Asociación Bancaria). Son la Contrarrevolución Económica y el principal enemigo interno de la revolución.

Métodos: usando las armas de la perforación del control de cambio, la fuga de divisas, la especulación, el contrabando de extracción, el acaparamiento, los sobreprecios, han generado desabastecimiento, carencia de divisas, pérdida de capacidad adquisitiva del pueblo, inflación. Este se fortalece con permanencia de factores económicos estructurales que aun no son solucionados y enfrentados estratégicamente por el gobierno.

Objetivos: debilitar al gobierno y generar malestar y descontento en la población para poder presionar al gobierno para que se someta a sus directrices y comenzar los cambios al modelo socialista (en construcción) para la restauración capitalista.

A)  Política Económica del Gobierno

Problema Principal: la política económica el Gobierno Revolucionario aun no logra resolver los factores estructurales de la economía venezolana que impiden la Transición al Socialismo y la superación del capitalismo rentista.

Factores estructurales:

– Incapacidad para entender el papel de la renta petrolera en la economía, la política y la vida venezolana

– Recurrencia a la devaluación para resolver el flujo de caja

– Incapacidad estructural para detener la fuga de capitales

– Grandes dificultades para planificar la economía

– Dificultad para entender el papel de las reservas estratégicas

– Incapacidad para generar ahorro (tanto del Estado como en el Pueblo)

– Incapacidad para encadenar los procesos productivos

– Incapacidad para jerarquizar gastos en infraestructura

B)  Renta y control de cambio

La principal pugna entre la Revolución y la Contrarrevolución es por el control de la renta petrolera. El mecanismo que había permitido hasta ahora la redirección (distribución) de la renta hacia el pueblo había sido el Control de Cambios, el que con las modificaciones de los últimos meses, si bien no se ha eliminado, se ha debilitado enormemente y la burguesía se siente con el poder para destruirlo definitivamente. Sin el control de la renta el socialismo en construcción no tiene posibilidades de realización. El Sicad II, más allá de las intenciones revolucionarias del gobierno, finalmente, por los factores estructurales mencionados anteriormente, termina por entregarle parte de la renta a la burguesía financiera, comercial y parasitaria.

3) Actores Ideológicos

Dentro de los actores del Bloque Contrarrevolucionario debemos también considerar a los “actores ideológicos”, encargados de difundir, instalar y defender la ideología y los sentidos comunes sobre los que se sustenta el actuar contrarrevolucionario y sus objetivos. Entre estos actores debemos considerar:

a) a la Iglesia Católica y sus aparatos de reproducción ideológica (escuelas, universidades, fundaciones), siendo la Conferencia Episcopal Venezolana una voz que el ultimo tiempo a atacado duramente al gobierno revolucionario, acusándolo de torturas, represión, persecución y totalitarismo. Además de sus cercanas relaciones con partidos como Copei y Primero Justicia.

b) Las Universidades de derecha que forman a los intelectuales orgánicos de la contrarrevolución así como profesionales funcionales al capitalismo. Así como todos los establecimientos educativos funcionales al pensamiento capitalista.

c) Los think thanks contrarrevolucionarios que generan pensamiento neoliberal y antibolivariano, entre los que destacan el Cedice (aliado del Cipe –brazo empresarial del Departamento de Estado), la Ned, la Usaid, el Faes español, la Fundación Internacional para la Libertad, el Instituto Cato y la Fundación Friedrich Neuman), el ILDIS (fachada de la socialdemocracia alemana), el Cendes de la UCV, Grupo La Colina de Teodoro Petkoff y compañía, entre otros.

d) La cultura capitalista (modas, iconos, estética, música, etc.) que propaga el estilo de vida que el Imperio dice que debemos tener, a través de los medios de comunicación, artistas musicales, farándula, etc.

e) Las ONGs contrarrevolucionarias (buena parte de las dirigidas y financiadas desde Estados Unidos) que realizan trabajos de formación y captación de jóvenes y líderes sociales para colocarlos en contra del proceso.

4 – La Violencia Contrarrevolucionaria en la Calle

Actores Políticos: extrema derecha (la Contrarrevolución Política) entre los que destacan Voluntad Popular, María Corina Machado, Antonio Ledezma, estudiantes radicalizados agrupados en la Junta Patriótica Estudiantil y Popular, entre otros.

Método y Objetivos: Estrategia de Derrocamiento Violento: generalizar las protestas y la violencia desestabilizadora con el objetivo de derribar al gobierno de Nicolás Maduro (negando toda posibilidad de diálogo o poniendo condiciones inaceptables para el ejecutivo), ya sea obligándolo a renunciar, mediante referéndum, magnicidio, golpe militar, intervención extranjera, guerra civil, etc. Es la estrategia de la SEDICION GOLPISTA, que la Contrarrevolución Política pretende capitalizar y que es ejecutada por la Contrarrevolución Armada.

La Violencia Contrarrevolucionaria en la calle, junto a los efectos de la Guerra Económica, es un factor fundamental dentro del cual se mueven las distintas fuerzas de la Contrarrevolución Política. Entre estas podemos distinguir a aquellos que se han planteado derechamente una estrategia de derrocamiento por la fuerza, la Sedición Golpista, representados por María Corina Machado, Antonio Ledezma, los dirigentes de Voluntad Popular y estudiantes radicalizados.

También están aquellos que se mantienen a la expectativa en un segundo plano, apoyando las reivindicaciones y los cambios, pero sin encabezar los llamados sediciosos, como lo está haciendo  Acción Democrática, Primero Justicia y Copei (aun cuando sus militantes y dirigencia de base participa en las acciones desestabilizadoras conducidas por el sector más radical). En el caso de Henrique Capriles su apuesta es: convertir la protestas social en un movimiento político que sea capaz de renovar a las autoridades del CNE, TSJ, Fiscal, Defensor del Pueblo, como paso previo a la activación de un Referéndum, Enmienda o Asamblea Constituyente que signifique la salida de Maduro y su llegada a la presidencia.

Y están aquellos que sostienen una Estrategia de Dialogo Crítico: actores, entre los que destaca Henry Falcón y Lorenzo Mendoza, que sostienen un DIÁLOGO CRÍTICO con el gobierno. Que no se plantean abiertamente derrocarlo, pero sí realizar cambios políticos a través de cauces legales, respaldando las movilizaciones (pero con un fuerte acento en criticar la violencia en el caso de Falcón). Son los factores a considerar en el escenario del «Outsider» que desarrollaremos más adelante.

Aunque varias sus tácticas todos persiguen un fin estratégico en común, y responden a una estrategia general diseñada e impulsada desde los Estados Unidos en donde cada una de estas fuerzas tiene un papel, un lugar y una misión.

A)  Actores Armados

a) Grupos de Acción Directa de la Contrarrevolución

b) Mercenarios Colombianos y extranjeros.

c) Sectores de las policías municipales, del CICPC y del Sebin posibles de ser reclutados por la contrarrevolución

d) Militares Golpistas

e) Delincuencia Paga

III – ESCENARIOS

Si conjugamos las distintas apuestas del enemigo, las acciones del Gobierno, la injerencia imperialista, el rol del movimiento popular y de las Fuerzas Amaas, entre otros factores, podemos observar que existen al menos 5 posibles escenarios generales, algunos complementarios entre sí, de desenlace de la situación política nacional

Escenario 1- Golpe contrarrevolucionario


Características:
 La derecha incrementa la violencia y masifica el descontento obligando al gobierno a salir, ya sea mediante derrocamiento violento, renuncia, claudicación o mediante mecanismos como un referéndum, enmienda constitucional, etc.

Actores: Es la vía elegida por la extrema derecha, incluidos Leopoldo López, María Corina Machado, Antonio Ledezma, la Junta Patriótica Estudiantil y Popular, entre otros actores de la contrarrevolución política. Los actores de la violencia son los grupos de acción directa de la contrarrevolución, los mercenarios colombianos, policías y funcionarios de los cuerpos de seguridad proclives a ser reclutados, militares retirados al servicio de la contrarrevolución y delincuencia pagada. Legitimados por la contrarrevolución mediática.

Requisitos: 1- sumar y/o neutralizar a un sector importante de la base chavista. 2 – Contar con el apoyo de un sector relevante de las fuerzas militares. 3 – Hacer converger la violencia contrarrevolucionaria con el descontento popular provocado por el accionar de la guerra económica. 4 – Quitar legitimidad internacional al gobierno de Nicolás Maduro.

Limitantes: 1 -incapacidad estructural de la contrarrevolución (por su origen y esencia de clase) para llegar a los sectores populares y así hacer converger factores políticos y económicos, canalizando el descontento de manera política contra el gobierno. 2 – Férrea alianza entre los militares y el gobierno revolucionario. 3 – Vínculo entre la derecha y la violencia. 4- Objetivos maximalistas (derrocamiento del gobierno, etc.) que impiden llegar de forma concreta al pueblo para canalizar el malestar popular tanto por la carencia de discursos, referencias dirigenciales, simbologías y una similaridad con el pueblo, es decir, no logran construir legitimidad ni identificación popular a nivel de discurso, simbología y liderazgo. 5 – Contexto internacional desfavorable para la contrarrevolución.

Escenario probable: frente a las limitaciones mencionadas es probable que la contrarrevolución incremente el accionar operativo de sus grupos armados (terrorismo) para mantener la presión sobre el gobierno y buscar desestabilizar al país, al mismo tiempo, y de manera complementaria, pueden volcarse a lo social para tratar de obtener legitimidad y apoyo para retomar una contraofensiva que haga confluir lo político con lo social y lo económico (como lo están tratando de hacer sectores estudiantiles y de la contrarrevolución política). En ese sentido no es descartable que la contrarrevolución desate una acción terrorista de gran envergadura como un magnicidio/asesinato o un acontecimiento de alto impacto público que les permita generar escenarios favorables.

Como hipótesis sostenemos que la Contrarrevolución Política puede vivir un proceso de cambio en sus dirigentes de vanguardia en la medida en que Voluntad Popular, María Corina Machado y Antonio Ledezma se están llevando toda la carga y el desgaste en esta fase, mientras que Acción Democrática, COPEI y Primero Justicia mantienen una posición desde la cual pueden asumir el liderazgo cuando llegue la hora de  las definiciones políticas como resultado de las acciones desestabilizadoras, como lo hemos visto con los diálogos con el Gobierno.  Esto responde a una parte del Plan de Imperio Norteamericano que contempla en cierto momento un recambio en la Dirección de la Contrarrevolución Política, la que pasaría desde los sectores más extremos al sector conformado por Acción Democrática, Primero Justicia y COPEI, los que serian los encargados de utilizar políticamente el acumulado de la Violencia Callejera y la Guerra Económica.

Escenario 2 – Outsider


Características:
 Un actor de poder se presenta como salvador de la situación nacional, mostrándose como un factor por fuera de la disputa entre la contrarrevolución y el chavismo, con el objetivo de asumir la presidencia.

Actores: Lorenzo Mendoza, como representante de los productores empresariales se presenta como salvador de la crisis económica (Cisneros intenta algo similar). Henry Falcón, como representante de una derecha dialogante y democrática se presenta como una alternativa de consenso para resolver los problemas del país.

Requisitos: En lo inmediato: Mantención del conflicto para poder aparecer como un actor de consenso. Campaña comunicacional y alta presencia política. Aparecer como conciliador para ganarse a la base chavista. Sin embargo, estos elementos no son nada sin un requisito mucho mayor: la salida del gobierno y el establecimiento de un gobierno de transición o nuevo gobierno a partir de nuevas elecciones, ante las cuales el Outsider se presenta como alternativa. De modo que sigue siendo parte de la contrarrevolución por mucho que diga alejarse de esta.

Limitantes: dos de las variables que dan viabilidad al Outsider no son controladas por este, como lo es la mantención del conflicto y un desenlace de salida contrarrevolucionaria. En este último caso, quienes dirijan esa salida tendrán todas las capacidades para imponer ellos mismos sus propios candidatos, aunque dada ciertas condiciones la aparente neutralidad del Outsider puede jugarle a favor en un posible Gobierno de Transición.

Escenarios posibles: los posibles Outsiders tratarán de ganar visibilidad mediática e influencia política desde posturas conciliadoras (críticas al chavismo y al modelo socialista, apoyando los cambios y demandas pero condenando la violencia) buscando ganarse a un sector de la base chavista, a la espera del desarrollo de los acontecimientos.

Escenario 3 – Salida socialdemócrata o “lulista


Características 
Se establece una alianza entre los poderes económicos y el gobierno para establecer un modelo socialdemócrata, parecido al brasileño, en donde los empresarios definen las políticas económicas asegurando sus tasas de ganancia, mientras gobierna un presidente obrero, incluso con un discurso y políticas progresistas, antiimperialistas, integracionistas y con un Estado Protector de los sectores marginados.

Actores: Empresarios privados nacionales y factores de tendencia neoliberal y socialdemócrata dentro del gobierno.

Requisitos: 1- Mantención de los problemas económicos e incapacidad para resolverlos, 2 – Visibilización del empresariado productivo como un sector capaz de solucionar la crisis, 3 – Mantención de la presión de la contrarrevolución, 4 – Movimiento popular inactivo, 5 – Gobierno que cede.

Limitantes: Persistencia de elementos fuertemente revolucionarios en el gobierno, las Fuerzas Armadas y el pueblo que no están dispuestos a entregar el Socialismo.

Escenarios posibles: los factores dentro del gobierno proclives al neoliberalismo y la socialdemocracia seguirán ejerciendo su trabajo para revertir el carácter socialista de la revolución, abriendo espacios al sector privado y limitando el protagonismo popular. El empresariado, por su parte, sabe que la crisis económica tiene factores estructurales y en buena parte es producto de la incapacidad del gobierno para resolver aun los problemas económicos estructurales que impiden la Transición al Socialismo, por lo que pueden seguir presionando desde la Guerra Económica, desde las Conferencias de Paz, desde sus aliados al interior del gobierno, para lograr sus objetivos ya sea domesticando al gobierno por la vía socialdemócrata o reimponiendo su dominio total tras el derrocamiento del chavismo del poder.

Como hipótesis podemos sostener lo siguiente: la restauración capitalista significa la implementación de medidas de ajuste económico neoliberal, lo que generaría resistencia popular, por lo cual se requiere de un modelo político altamente autoritario y represivo; al no contar la contrarrevolución con el apoyo de las Fuerzas Armadas sus opciones so o un ejército mercenario o una fuerza de intervención extrajera. Pero, bajo la apuesta socialdemócrata, este problema se resuelve en la medida en que es el gobierno el que implementa las medidas de ajuste y se encarga del malestar social y sus costos, dejando el camino libre para la tomar del poder político por parte de la derecha.

Escenario 4 – Magnicidio


Características:
 La Contrarrevolución Armada asesina a Nicolás Maduro y/o a Diosdado Cabello (o realiza una acción terrorista de tan alto impacto público que genere un grave cuadro de desestabilización).

Actores: La contrarrevolución armada.

Escenarios posibles: un magnicidio generaría un grave cuadro de desestabilización. La contrarrevolución podría tratar de culpar a factores dentro del propio gobierno. Al mismo tiempo, una respuesta popular y militar hacia la contrarrevolución podría desencadenar una guerra civil o un enfrentamiento de alta intensidad, generándose  condiciones para una intervención extranjera.

Escenario 5 – Salida revolucionaria


Características:
 El gobierno asume una postura totalmente revolucionaria (marginando a los sectores socialdemócratas y neoliberales)  avanzando hacia la transición socialista y el Estado Comunal, ya sea porque el pueblo lo obliga o porque decide retomar el rumbo.

Actores: El pueblo chavista, factores revolucionarios dentro del gobierno y de las Fuerzas Armadas.

Limitantes: 1 – Existencia de factores neoliberales y socialdemócratas al interior del gobierno, 2 – Pasividad popular y carencia de una propuesta de las organizaciones y movimientos populares para la transición socialista.

Escenarios probables: si los factores socialdemócratas y neoliberales siguen impidiendo al gobierno retomar el rumbo de construcción socialista, ante la persistencia de los problemas económicos y los escasos espacios dados por el gobierno al movimiento popular para una participación real, el pueblo sale a la calle a expresar su descontento.

Si persiste la violencia contrarrevolucionaria puede existir una reacción popular en cadena en donde el propio pueblo salga a la calle a combatir. En este escenario, si el gobierno reprime pierde el respaldo popular y se hunde, por lo que se verá obligado a adoptar una salida por la izquierda y profundizar el proceso revolucionario.

IV – ELEMENTOS A CONSIDERAR

A)   Factores de incidencia en los escenarios:

—  Descontento popular

—  Las Fuerzas Armadas

—  La Guerra Económica

—  El Protagonismo Popular

—  La violencia contrarrevolucionaria

—  La injerencia imperialista

De estos, el Protagonismo Popular y las Fuerzas Armadas son centrales a la hora de evaluar una salida contrarrevolucionaria, ya que si bien el gobierno de Nicolás Maduro hipotéticamente podría caer, en el peor de los escenarios, el gobierno contrarrevolucionario que le siga deberá enfrentar una contraofensiva revolucionaria que haría al país ingobernable.

NO HAY PROYECTO REVOLUCIONARIO SIN FUERZAS ARMADAS PATRIOTICAS Y SOCIALISTAS Y UN MOVIMIENTO POPULAR REVOLUCIONARIO. ESTOS SON LOS PILARES PARA LA CONSTRUCCION SOCIALISTA Y LA DEFENSA DEL PROCESO.

LA CONJUGACION DEL PODER POPULAR CON EL PODER MILITAR SOCIALISTA ES EL TRONCO DEL ARBOL BOLIARIANO, ESE QUE TIENE TRES RAICES Y TRES FUERTES RAMAS: EL PODER POPULAR, EL PODER MILITAR Y EL GOBIERNO REVOLUCIONARIO.

B)   Elementos a considerar:

–          El tema central es y seguirá siendo el económico. Mientras no se resuelvan los problemas económicos seguirá habiendo crisis y posibilidad de crisis.

–          Aunque pueda parecer contradictorio, y no es deseable, la coyuntura favorece al gobierno debido a que la amenaza contrarrevolucionaria ha unido a los sectores revolucionarios. Al contrario, en la derecha hay divisiones e incapacidad de construir un discurso que llegue a los sectores populares.

–          En la derecha emerge un liderazgo fogueado al calor de la lucha callejera. La contrarrevolución armada se preparó para crear este escenario, posee formación, logística, recursos, cuadros y apoyo externo.

–          Esta crisis se ha desarrollado aprovechando las debilidades en la dirección chavista tras el fallecimiento del Comandante Chávez. Esas debilidades de la transición post Chávez han sido germen para el surgimiento de la crisis. La falta de Chávez es un elemento que favorece la crisis.

–          Sin embargo, este escenario no ha surgido por un descontento popular ni por la genialidad de la contrarrevolución criolla, sino que es impulsada por el Imperio Norteamericano. Tiene un carácter exógeno que siempre debe tenerse en cuenta.

–          Este escenario de conflictividad y crisis, por los elementos anteriormente mencionados, no se solucionará en el corto plazo sino que tendrá un carácter prolongado.

–          Tiendo en cuenta la reacción popular ante posibles medidas de ajuste de carácter neoliberal, una de las líneas estratégicas del Imperio Norteamericano es forzar al Gobierno Revolucionario para que sea ese el que aplique las medidas de ajuste y evitar así que sea la derecha la que pague los costos políticos y sociales de una Transición Económica al Neoliberalismo (de ahí surge uno de los puntos fuertes a favor del escenario Lulista).

C)   EL ENEMIGO Y LOS REVOLUCIONARIOS:

EL PRINCIPAL ENEMIGO ES EL IMPERIO NORTEAMERICANO Y LA BURGUESIA CRIOLLA (Y TRAS EL, EL CAPITAL FINANCIERO TRASNACIONAL).

El gobierno fue certero en su momento en identificar al enemigo en Fedecámaras, Venamcham, Conindustria, Fedeagro, Consecomercio y la Asociación Bancaria. Sin embargo, ahora, en el contexto de los diálogos de paz, estos aparecen casi poniendo condiciones y el gobierno a la defensiva. Entendiendo la necesidad de entrar en diálogo con estos sectores, a estos hay que acorralarlos y ponerles condiciones, sin dejar de señalarlos como los responsables de la situación actual del país.

Lo que está ocurriendo en Venezuela, la contrarrevolución, es orquestada por el Imperio Norteamericano. Las distintas tácticas de la Contrarrevolución Política, Mediática, Económica y Armada, responden a un plan muy bien diseñado y pensado para restaurar el Capitalismo en la Patria de Bolívar.

Pero los revolucionarios tenemos en nuestras manos las herramientas para revertir la situación. Tenemos el gobierno, las instituciones del Estado, la mayoría de las gobernaciones, alcaldías y la Asamblea Nacional, a las Fuerzas Armadas Bolivarianas, al Poder Popular, el respaldo internacional de los gobiernos y pueblos y, sobretodo, una conciencia y disposición revolucionaria, legadas por nuestro Comandante Eterno Hugo Chávez.

PODEMOS PASAR  A LA CONTRAOFENSIVA Y DARLE UNA SALIDA REVOLUCIONARIA A LA CRISIS!!

Tomado de: http://resistenciantimperialista.wordpress.com/

Anuncios