Propuesta de Ley de gestión directa y democrática de la dirección del proceso social nacional del trabajo por la clase obrera

image

MOTIVOS PARA PROPONER LA APROBACIÓN DE LA LEY DE GESTIÓN
DIRECTA Y DEMOCRÁTICA DE LA DIRECCIÓN DEL PROCESO SOCIAL
NACIONAL DE TRABAJO POR LA CLASE OBRERA

La propuesta de Ley de Gestión Directa y Democrática de la dirección del Proceso Social Nacional de Trabajo por la clase obrera, tiene su fundamento en la apreciación que tenemos sobre la crisis estructural que vive hoy el capitalismo; la fase actual de la transición del capitalismo al socialismo en nuestro país; los instrumentos jurídicos donde se fundamenta dicha Gestión y la tendencia de avanzada que viene desarrollándose en el seno de la clase obrera.

Crisis Estructural Que Vive Hoy El Capitalismo

Como todos conocemos, la transición del capitalismo al socialismo es un fenómeno internacional que se manifiesta en la fase imperialista del capitalismo.

Dado que el dominio del capital financiero, como esencia de la fase imperialista del capitalismo, se produce mediante la dominación colonial de la mayoría de los países del mundo, la transición del capitalismo al socialismo ha tenido como esencia, la liberación de las colonias del dominio imperialista, su independencia y el ejercicio de la soberanía nacional, y, finalmente, el ejercicio de la soberanía por parte del pueblo, bajo la dirección de la clase obrera.

Ese proceso de liberación de las colonias ha sido Nación por Nación, de forma progresiva y con las particularidades de cada una de ellas, teniendo como expresión fundamental el avance de cada una de ellas en la transformación de la propiedad transnacional de los medios de producción a propiedad nacional de los mismos, paso previo a la transformación en propiedad social de los medios de producción.

Por un largo periodo, nos vimos obligados como pueblo a asumir la lucha armada como estrategia de liberación nacional. Este periodo estuvo caracterizado por la fortaleza del imperialismo hasta su derrota en Vietnam.

La derrota en Vietnam sufrida por el imperialismo fue un punto de inflexión, a partir de ese momento el imperialismo comienza a perder la ofensiva y su estrategia de lucha armada comienza a ceder ante nuestra estrategia, la lucha política y de masa, expresión de una debilidad imperial que desde entonces hasta el día de hoy se ha ido agudizando, y que hoy tiene como expresiones su incapacidad para tomar el control del medio oriente y sus reservas de hidrocarburos, el surgimiento de un bloque de poder emergente, constituido por China, Brasil, Rusia e India, las crisis económicas y políticas que se vive en los propios países que le han servido de base al imperialismo y los procesos de transformación social que se viven en Latinoamérica y el Caribe.

Fase actual de la transición del capitalismo al socialismo en nuestro
país

A partir del 27 y 28 de febrero de 1.989, desde Venezuela, se impulsa como estrategia fundamental de liberación nacional, la lucha política y de masa, estableciéndose como lucha principal, la electoral; y como lucha fundamental, de carácter histórico, la económica, que tiene como esencia la dirección del Proceso Social Nacional de Trabajo.

Continuamos la insurrección popular desde los cuarteles el 4 de febrero y el 27 de noviembre de 1.992; logramos la destitución de Carlos Andrés Pérez, la liberación de los patriotas presos, acumulamos fuerzas alrededor del líder Hugo Chávez Frías y el Programa Nacional Bolivariano, y, en diciembre de 1.998 hicimos presidente al Comandante Chávez, nos liberamos de la dominación colonial imperialista, emprendimos la independencia política que nos permitió convocar y realizar la Asamblea Nacional Constituyente y aprobar mediante Referendo Constituyente Popular el texto constitucional de la República Bolivariana de Venezuela. Luego de la victoria en el referendo constituyente, hemos obtenidos victorias sucesivas en la lucha electoral, permitiendo mantenernos como pueblo en el gobierno, para continuar profundizando la revolución y así avanzar en el proceso de consolidación de nuestra libertad, independencia y soberanía.

Durante el 2002 – 2003 se da un punto de inflexión, cuyas expresiones son las victorias de la revolución sobre el intento de golpe de estado de abril de 2002 y el sabotaje petrolero de 2002 – 2003. Desde este momento comienza un proceso de transformación de la propiedad de las industrias estratégicas, pasando de propiedad transnacional a nacional, teniendo como consecuencia inmediata la reinversión de los excedentes en servicios sociales para la inclusión social y la inversión productiva y como perspectiva histórica, la transformación en propiedad social, paso definitivo para lograr nuestro objetivo histórico, el Socialismo.

Estos hechos han tenido como consecuencia retomar nuestra condición de Patria, y así impulsar un proceso de cambios internos, donde sus ingresos han sido redistribuidos, en función de la felicidad social. A nivel internacional, se ha impulsado la integración política, económica, social y militar, colocándonos a la vanguardia de la unión latinoamericana y caribeña, como estrategia para la construcción de una comunidad de naciones.

Todo ello ha sido posible porque bajo la dirección del Comandante Hugo Chávez Frías, se transformó a la Fuerza Armada Nacional, de una Fuerza de ocupación imperialista de nuestro país integrada por venezolanos, en una Fuerza de liberación nacional y transformación social que ha hecho conciente la unión cívico-militar como principio rector de la seguridad y defensa nacional y transformación social.

Podemos afirmar que hemos alcanzado un nivel de unidad cívico-militar que nos permite mantener la libertad y la independencia nacional en cualquier situación; al nacionalizar las empresas estratégicas, hemos transformado la propiedad transnacional sobre los medios de producción, en propiedad nacional; hemos avanzado en la reestructuración del sistema financiero; ampliado el sistema educativo y avanzado en la aplicación del principio de justa distribución de la riqueza.

Hoy, el reto que está planteado para seguir avanzando en la consecución de nuestro objetivo histórico, el socialismo, es transformar la propiedad nacional de los medios de producción en propiedad social, para ello la clase obrera debe asumir, como clase social, la Gestión Directa y Democrática de la dirección del Proceso Social Nacional de Trabajo, para consolidar la libertad, la independencia y la soberanía nacional, como esencia de la Patria, garantizar la producción de bienes y la prestación de servicios para satisfacer las necesidades del pueblo mediante la justa distribución de la riqueza y así cerrar la transición del capitalismo al socialismo e iniciar el periodo de la Patria Socialista.

Instrumentos jurídicos donde se fundamenta

El instrumento jurídico fundamental que establece las bases esenciales para la profundización de la revolución hacia el socialismo, es el texto constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, bases que son desarrolladas por la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras y la Ley Orgánica de la Seguridad de la Nación. Esas bases fundamentales son:

Primero: El establecimiento de la concepción del trabajo como proceso social.

Segundo: La definición del Proceso Social Nacional de Trabajo como la estrategia fundamental para alcanzar los fines esenciales del Estado.

Tercero: Al determinarse como objetivo esencial al Proceso Social Nacional de Trabajo:

1. Superar las formas de explotación capitalista.
2. La producción de bienes y servicios que:
· Aseguren nuestra independencia económica.
· Satisfagan las necesidades humanas mediante la justa distribución
de la riqueza.
· Creen las condiciones materiales, sociales y espirituales que
permitan a la familia ser el espacio fundamental para el desarrollo
integral de las personas.
· Y, lograr una sociedad justa y amante de la paz.

Cuarto: El establecimiento que la seguridad y la defensa integral de la Nación se fundamenta en la corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad; en la satisfacción progresiva de las necesidades individuales y colectivas, sobre las bases de un desarrollo sustentable, productivo y de plena cobertura para la comunidad nacional y en el desarrollo integral de la Nación.

Quinto: El establecimiento de que la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce en forma directa, participando de manera efectiva, suficiente y oportuna en el proceso de formación y ejecución de la Gestión Pública Nacional y en el control y evaluación de sus resultados.

Sexto: El establecimiento que una Ley especial determinará la forma de participación de los trabajadores y trabajadoras en la Gestión Directa y Democrática de la dirección del Proceso Social Nacional de Trabajo desde las entidades de trabajo.

Séptimo: El establecimiento que los Consejos de Trabajadores son un Proceso Social Nacional de Trabajo.

Tendencia de avanzada en el seno de la clase obrera

En el seno de la clase obrera se viene desarrollando un debate sobre la transición del capitalismo al socialismo, su fase actual y la responsabilidad histórica de la clase obrera en esta fase.

Debate que ha sido producto de la practica social que ha vivido la clase obrera durante la Revolución Bolivariana, y que tuvo como punto de inflexión la victoria obtenida sobre el imperialismo durante el sabotaje petrolero de 2002- 2003, donde la clase obrera, petroleros y militares, asumieron la gestión directa y democrática de la industria petrolera, durante toda esta batalla estuvieron a la vanguardia de la Revolución Bolivariana.

Desde el sabotaje petrolero, comenzó un proceso de praxis por parte de la clase obrera que apunta hacia asumir su responsabilidad histórica, la Gestión Directa y Democrática de la Dirección del Proceso Social de Trabajo, en ese sentido han habido aproximaciones a nivel nacional, que se expresan de manera concreta en formas organizativas que orientan hacia la Autoformación Colectiva, Integral, Continua y Permanente, la realización de diagnóstico, elaboración de planes y seguimiento y control del proceso de producción y distribución de bienes y prestación de servicios.

Luego de la partida física de nuestro Comandante Eterno, Hugo Chávez, este proceso de reflexión de la clase obrera se ha intensificado, llegando a la aproximación que las condiciones objetivas y subjetivas del momento actual plantean la necesidad de transformar la propiedad nacional en propiedad social, y para ello, la clase obrera debe asumir concientemente la Gestión Directa y Democrática de la dirección del Proceso Social Nacional de Trabajo.

En este sentido, nosotros, la clase obrera, hemos asumido la responsabilidad de masificar y profundizar el debate sobre nuestra responsabilidad histórica, y así unir a toda la clase mediante la elaboración democrática de una propuesta de Ley de Gestión Directa y Democrática de la dirección del Proceso Social Nacional de Trabajo.

Descargar AQUÍ la propuesta de Ley

Anuncios