Legado de Chávez reposa en la comunas

 

chavez-1-400x266

 

Por: Oswaldo López Martinez

Sus mismos orígenes se encargaron de sellar una idea en su mente: la organización popular como única vía para salir de la exclusión que por años estuvo inmersa, paradójicamente, la tierra de El Libertador, Simón Bolívar, su principal guía.

Aquella consigna, “sólo el pueblo salva al pueblo”, que recorre a escala planetaria en distintos idiomas marcó para siempre la visión política del Comandante Supremo, Hugo Chávez Frías. A seis meses del descanso eterno, sus ideas crecen, a decir con José Domingo Choquehuanca, el patriota peruano, “como la sombra cuando el sol declina”.

Eran muy pocas las veces en las que Chávez no se refirió a los poderes creadores de las masas. Incalculables, por el contrario, fueron los momentos en los que invocaba las comunas, como nuevo instrumento de organización político-territorial que enrumbaría el país por la senda del socialismo.

Tanto insistió en este tema, que públicamente exhortó a todo su tren ejecutivo a esforzarse en la creación de ellas. Tal era su afinidad que el tres de marzo de 2009 se creó el Ministerio del Poder Popular para las Comunas y Protección Social, cuya función primordial se circunscribe al impulso de las políticas sociales propias del ejercicio democrático, dirigidas a las personas, comunidades y grupos sociales, en aras de establecer un modelo humanista centrado en el hombre y la mujer como sujetos creadores.

Radicalización popular

Sin la más mínima necesidad de pestañear, afinaba la puntería. Cada disparo daba en el blanco de los problemas, debilidades y deficiencias de la Revolución Bolivariana. Chávez, quien se caracterizó por ser un crítico de su propia gestión, quería mejorar a cada instante, así como solucionar los problemas más sentidos de la población. Estaba persuadido de una sola forma de lograrlo: Con el impulso del socialismo.

Tras la victoria en los comicios presidenciales del 7 de octubre de 2012, el líder bolivariano colocó en el tapete la profundización y radicalización de las acciones políticas emanadas de Miraflores, mediante la aplicación del Plan de la Patria y sus cinco líneas estratégicas.

Durante el primer Consejo de Ministros, tras ser ratificado con más de un millón y medio de votos, el Jefe de Estado apareció, el 20 de octubre de ese año, en función de hacer algunas revisiones a su gabinete. Desde allí, en lo que hoy se conoce como “Golpe de Timón”, exhortó a quienes le acompañaban en la funciones de gobierno a impulsar la nueva etapa del proceso de cambios hasta el 2019.

Con varias carpetas, papeles, lápices y marcadores ordenados en la mesa, Chávez consideró, en primer lugar, que la vigilancia colectiva debía dirigir sus esfuerzos hacia la conformación de comunas en todo el país, pues consideró que en ellas descansa “el pilar fundamental” del nuevo Estado Socialista.

El eterno barinés pidió que en cada centro de producción y núcleo de desarrollo se establecieran estas figuras del poder popular como eslabón trascendental hacia la nueva organización político-territorial del país, de acuerdo a lo establecido por el Proyecto Nacional Simón Bolívar.

“Nosotros hemos asumido que el problema de las comunas es de un ministerio y eso es un gravísimo error que estamos cometiendo; ¡no lo cometamos más!”, exclamó el autor intelectual del 4 de febrero de 2002.

Sostuvo que el Gobierno Nacional, a través de la Gran Misión Vivienda Venezuela, entrega miles de casas “pero no se ve el espíritu comunal y eso es grave. ¿Será que seguiré clamando en el desierto por cosas como estas?, todos aquí tenemos que ver con esto”, inquirió a quienes le acompañaban en ese momento.

“Se trata es de crear un conjunto de sistema paralelos coordinados. He allí la regionalización y los distritos motores, y dentro de estos últimos, la presencia de las comunas”, agregó.

Mientras ataba los cabos sueltos en algunas áreas, Chávez conminó a desarrollar obras que renieguen del modelo capitalista y que, en su lugar, se resalten las relaciones geográficas, humanas, territoriales y sociales a lo largo de un eje que genere una nueva geometría del poder.

“La construcción de una carretera en terrenos ociosos, ayuda al capitalismo. Tenemos que tener proyectos transformadores. ¿Será posible hacer esto? ¿Se entiende que con estas reflexiones estoy dando una orden para que hagan ajustes, trabajen de verdad en equipo y se comuniquen? Tenemos que darle el máximo valor agregado a un proyecto, puntualizó en tono enérgico, mientras comentó que existen nuevos códigos y estatutos legales, como la de los consejos comunales “pero, al parecer, no le hacemos caso a nada de eso; nosotros que somos los responsables de ello. Espero ver respuestas a estas críticas que acabo de hacer”, sentenció.

Chávez argumentó que la demarcación entre lo económico y lo social, que se mantuvo durante años en el país, le produjo “grandes riquezas para una minoría, para la gran burguesía, los grandes monopolios, y de allí la generación de la pobreza y la miseria para las grandes mayorías”.

Fuente: http://aporrea.org/ideologia/a172993

Anuncios