¿POR QUÉ VOTAR POR NICOLÁS MADURO?

Por Paola Francia

 

 maduro

 

 

Muchas han sido las preguntas que me han llegado desde el momento en el que se hizo real la candidatura del Compañero Nicolás Maduro para la Presidencia de la República, y muchos también los argumentos que a favor y en contra se han formado alrededor de su figura.

Que fue conductor del Metro, que fue miembro de una banda de rock, que no tiene título universitario, que es parte del “Estado burocrático”, que no es el mejor preparado dentro del tren gubernamental para asumir el cargo. Creo que una de los peores errores en los que puede incurrir un pueblo, es en la falta de memoria político-histórica.

Nicolás Maduro ha tenido una carrera constante  y consecuente dentro del ámbito político nacional e internacional desde hace ya más de 30 años. Carrera que se ha caracterizado por ir siempre al lado del pueblo, aunque no necesariamente al lado de la izquierda dogmática y academicista. Pero como muchas otras veces lo he afirmado, esa izquierda en muchos momentos de la historia contemporánea de nuestro país, no ha estado al lado del pueblo venezolano, y se ha limitado a luchar sólo por sus reivindicaciones ideológicas, dejando a un lado la lucha por dar de comer, salud y educación a la mayoría desposeída.

Comenzó su militancia política en la Liga Socialista de Venezuela, y de joven trabajó como conductor para el Metro de Caracas. Fue su ahínco como luchador por los derechos de los trabajadores lo que lo llevó a dirigir el sindicato de trabajadores de la empresa estatal y a formar parte de la junta directiva de la misma como representante legítimo de los que ahí hacían vida laboral. Si ustedes no recuerdan que en los años 90, uno de los sindicatos que garantizaba con mayor fidelidad los derechos laborales era ese, los invito a leer acerca de las luchas populares en los años más difíciles de crisis neoliberal en la Patria.

Mientras continuaba con su labor como luchador por los trabajadores, se alistó en las filas del MVR desde sus inicios, trabajando activamente en la campaña electoral del Comandante Chávez en el año 1998. En 1999 fue electo diputado a la Asamblea Constituyente, y participó en la redacción de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, lo que nos indica que se conoce nuestra constitución en lo práctico, lo legal y en espíritu. Luego en el año 2000 fue electo como Diputado a la Asamblea Nacional y reelecto en el cargo en el año 2005, donde pasó a ocupar la Presidencia de la misma.

En el año 2006 fue asignado por el Comandante como Canciller de la República, y bajo su gestión en dicha cartera ministerial trabajó activamente en la constitución de la UNASUR, consolidó como representante venezolano el ALBA, impulsó y consiguió la inclusión de Venezuela en MERCOSUR, y fue uno de los principales actores en cada una de las CALC y en el nacimiento de la CELAC.

En el año 2012 el Comandante lo designa Vicepresidente Ejecutivo, y a su lado se instruyó y trabajó en el Poder Ejecutivo de la Nación.

Yo quisiera saber qué mejor candidato que una persona que viene del pueblo, de sus luchas y sus sufrimientos, que ha pasado por las diferentes ramas de la conducción gubernamental de la nación y que tiene conocimiento práctico y teórico en el campo Legislativo, Internacional y Ejecutivo, bajó la tutoría y enseñanza del Comandante Hugo Chávez.

Entonces, ¿Por qué votamos por Nicolás Maduro? Porque es la persona mejor preparada desde lo práctico, lo emocional y lo real para el cargo. Porque conoce nuestro Estado de cabo a cabo. Y sobre todo, porque fue el designado por nuestro Líder para seguir la conducción del Proyecto Patriótico, y si nosotros en vida confiábamos con plenitud en el criterio político y la responsabilidad de nuestro Comandante, lo mismo debemos hacer luego de su desaparición física.

Es el momento de reconocer que sí tenemos al mejor candidato, dejar de asumir la candidatura del compañero Nicolás sólo como una orden y analizarla desde lo real, no sólo por confianza en nuestro Comandante, sino por confianza en él como revolucionario y como gestor estatal.

En lo personal trabajé a su lado durante un período de tiempo considerable, y su calidad humana es más que comparable con su capacidad política para dirigir el Estado. Es el mejor jefe que he tenido y siempre lo he afirmado.

Por eso,

 

¡Viva Bolívar! ¡Viva la Patria! ¡VIVA CHÁVEZ! ¡MADURO PRESIDENTE!

 

Anuncios